Historia

Laboratorios Rubió fue fundada en 1968 por SALVADOR Y PELAYO RUBIÓ con el objetivo de comercializar medicamentos que en aquella época no estaban disponibles en nuestro país por ser tratamientos de enfermedades de baja prevalencia a los que nadie prestaba atención. Ambos hermanos, farmacéuticos de profesión, dejaron atrás el despacho de farmacia tradicional para crear una empresa innovadora inspirada en una clara vocación de servicio a la sociedad. Con una extraordinaria capacidad para entender qué necesita el profesional de salud para un mejor desarrollo de su trabajo y atención al paciente, los hermanos Rubió fueron pioneros en la comercialización de un preparado de poliestireno sulfonato cálcico, un novedoso fármaco entonces para el tratamiento de la hiperpotasemia, que se convirtió en el primer gran éxito de la compañía.

En estos casi 50 años, la empresa ha introducido en el mercado importantes medicamentos y productos sanitarios de alto valor añadido que han supuesto una importante mejora en la supervivencia y calidad de vida de las personas.